Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Programa de la Semana Cultural "Córdoba de Gala"

GALA O EL INCONFORMISMO DE LA BELLEZA
Veo en el titular de un diario que Antonio Gala ha muerto en Córdoba, a pesar de nacer en Brazatortas. Es la capciosidad por disputarse este momento, que engrandece la figura del artista. Porque somos insignificantes en la elección de nuestro topónimo de alumbramiento. Algo más capaces, quizá, para sugerir el lugar donde decir adiós a todo esto. Gala hace ya tiempo que eligió no su mortaja, sino su telón, el bermejo terciopelo que remataba estrenos triunfales. Un telón desde hace un tiempo entornado, para privilegiar esa vigilia del interregno; la vida y la muerte forzando tablas para gozar en su presencia de su estética. Desde el Ateneo de Córdoba tuvimos la honra de homenajearlo en ese tránsito que no pertenece ni a los hombres ni a los dioses. Si acaso, en el umbilicado goce de sentirlo carnalmente entre nosotros, aunque su alma ya solo tuviera palique para las musas. Mejor que esa querencia ingrata y genética de procesionar la valía tras los crespones negros.
Don Antonio ha tenido el honor de elegir su propio Yuste. En su fundación, en ese edificio abisagrado por las quebraduras del destino, que fue un día cenobio y hoy Academia, en su literalidad platónica, de jóvenes artistas. Ellos son los senescales del hombre que se esposó con los anillos de Jimena, cuestionó la falaz gazmoñería de Ulises con su Ítaca; o hizo hablar a las piedras en una torrontera de eufonía. Desde ese convento, la punta de sus cipreses corifean el silencio con otras espadañas; trafican con teselas cual sestercios para que esta ciudad siga pagando el tributo con la inmortalidad. Gala cumple esa cuota del ripio de Ricardo Molina: En Córdoba no nació su historia, pero vive y muere su canción.
Gala nos deja el legajo de una libertad indómita, atributo de quien la articula con palabras rebeldes y precisas. Y antes de apegarse definitivamente a las musas, nos regala un don, no extinto, pero sí escaso: el que fragua, como un centauro tranquilo, el inconformismo de la belleza.
Miguel Ranchal Sánchez

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
XI Premio de Relato Rafael Mir.
XXXIX Premio de Poesía Juan Bernier.
IX Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Comienza una página

Ateneo:Esta enciclopedia no es una fuente primaria

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Yes check.png

Esta página describe una política oficial de la enciclopedia wiki del Ateneo de Córdoba. Ha sido elaborada por la comunidad, y su cumplimiento es obligatorio para todos los editores. Puedes editarla para mejorar su redacción y formato, pero si deseas cambiar alguna cuestión de fondo, busca el consenso comunitario solicitando una votación al respecto.

Políticas de la enciclopedia
Estándares de artículos
Punto de vista neutral
Incluye sólo información verificable
No expongas investigaciones originales
Cita fuentes
Lo que la enciclopedia no es
Trabajando con otros
Presume buena fe
Comité de resolución de conflictos
Borrado

En términos generales, pueden distinguirse dos clases de textos en la difusión del conocimiento. Por una parte, existen textos que presentan por primera vez hallazgos científicos o históricos (como observaciones de laboratorio, transcripciones de experimentos, investigaciones realizadas mediante trabajo de campo, encuestas, censos, transcripciones jurídicas, documentos de época) o que ofrecen por primera vez una interpretación teórica de estos hallazgos, incrementando o reestructurando los conocimientos sobre un saber. Por otra parte, hay textos que exponen de manera más o menos sistemática lo que, en los textos de la primera clase, se presenta y desarrolla.

Los textos de la primera clase se llaman habitualmente fuentes primarias; son normalmente, en las disciplinas académicas, las publicaciones periódicas especializadas, los libros de autores o editores expertos, o las memorias de investigación; en ámbitos no académicos, como la televisión o la prensa, constan de las publicaciones y emisiones originales. Lo importante, en este contexto, es que la Enciclopedia del Ateneo de Córdoba a no es una fuente primaria. Esta política es uno de los tres principios básicos para evaluar el contenido de la wiki, junto con el de neutralidad en el punto de vista y verificabilidad. Los tres principios están íntimamente relacionados: la neutralidad se garantiza al representar adecuada y objetivamente la opinión de los profesionales, y la verificabilidad permite asegurarse de que la representación es efectivamente adecuada.

Esta enciclopedia no es una fuente primaria

Esta web es una enciclopedia. Como tal, su función no es desempeñarse como un foro para el desarrollo del saber, sino recopilar y transmitir la suma del conocimiento acumulado y verificado en las distintas ramas de la actividad humana. Para garantizar su validez, la información que la wiki provee debe provenir de fuentes profesionales de reconocida seriedad.

¿Qué es investigación original?

La investigación original comprende todo tipo de teorías, conceptos y términos —especialmente los neologismos— que no han sido aún refrendados o evaluados por la comunidad de expertos, a través de su publicación en fuentes especializadas, así como documentos históricos originales y otros tipos de investigación. La información que esta wiki presenta nunca debe ser original, puesto que el trabajo que implica verificar la exactitud y corrección de esa información es imposible para una enciclopedia. Los artículos de esta enciclopedia deben estar basados en la recolección y organización de otras fuentes.

Excepciones a la norma

Hay algunas excepciones: los artículos que tratan sobre los sucesos del propio Ateneo de Córdoba suelen no estar documentados en ninguna parte, y algunos artículos —como los que describen eventos del Ateneo de Córdoba— pueden no necesitar verificación independiente, pero en general el uso y mención de fuentes independientes es indispensable. La práctica de citar las fuentes en la sección de referencias del artículo permite fácilmente constatar la procedencia de la información, y elimina las dudas que pueda haber acerca de la originalidad del artículo.

Casos límite

En algunos casos, la controversia sobre una cuestión se extiende hasta el punto en que publicaciones respetables se contradicen, o que no es posible identificar de manera decisiva cuál es la postura consensuada. En ese caso, el artículo debe reflejar los distintos puntos de vista expuestos en la literatura primaria, identificando los defensores y detractores de cada uno de ellos. Si la controversia se expone objetivamente, adjudicando las distintas posiciones a sus autores, la política de punto de vista neutral puede mantenerse en todos los casos; esto no quiere decir que las posiciones minoritarias deban gozar de la misma credibilidad que las sostenidas por la mayoría de la comunidad académica, sino que deben mencionarse, haciendo explícita referencia a su condición marginal.

Material inaceptable

Bajo la política de no actuar como fuente primaria, los materiales siguientes resultan inaceptables en el Ateneo de Córdoba:

  • artículos que mencionan hechos o eventos no refrendados por ninguna fuente;
  • artículos que introducen nuevos métodos o técnicas no documentadas;
  • artículos que introducen nuevos conceptos o términos;
  • artículos que redefinen o reformulan de manera original términos ya existentes;
  • artículos que argumentan en contra de una teoría o idea documentada sin hacer mención de una publicación aceptable como fuente de los argumentos;
  • artículos que contienen documentos históricos de primera mano; si la licencia lo permite.

Esto no implica que el contenido de estos artículos se considere falso, y puede resultar aceptable una vez que una fuente independiente se haya hecho cargo de su publicación.

Exponiendo teorías

Si, en vista de lo precedente, parece difícil escribir un artículo sobre un concepto o teoría, los siguientes pasos explican cómo tratar los casos en los que no resulta fácil distinguir la investigación original de la verificable:

  1. menciona y define los conceptos básicos de la teoría; atribúyelos a sus autores, de ser posible citando textualmente la fuente;
  2. explica el contexto de los conceptos; si el autor los ha planteado en oposición a otra teoría, u otros han opuesto teorías alternativas a la suya, menciónalo y describe objetivamente la controversia;
  3. si alguna posición goza de un consenso mayoritario, identifícalo; menciona los grupos que apoyan cada posición y los antecedentes históricos (hay teorías u opiniones que hoy no se aceptan normalmente, pero que en algún momento constituyeron un elemento importante en sus disciplinas), siempre teniendo en cuenta que las perspectivas extremadamente minoritarias no son deseables. En general, si no se puede identificar al menos una publicación seria, no vale la pena tenerlas en cuenta;
  4. abstente de juicios de valor directos en la descripción; si alguien ha afirmado refutar una teoría, pero su opinión no es claramente hegemónica en la disciplina, limítate a indicar que él ha afirmado refutarla con tales o cuales argumentos. Si alguien rechaza la validez de la información, indica que esa persona lo ha hecho. La atribución permite asegurar la neutralidad.

Fuentes

Fuentes fiables

Artículo principal: Ateneo:Verificabilidad

El contenido cuestionado o que es probable que sea cuestionado debe estar acompañado de una fuente fiable. El contenido que es «investigación original» en el sentido de esta política es el contenido para el que no se pueden encontrar fuentes fiables y por tanto se considera que es el pensamiento original del usuario que lo añadió. La única forma de mostrar que tu trabajo no es investigación original es encontrar una fuente publicada fiable que dice lo mismo que tú.

En general, las fuentes más fiables son libros, diarios y revistas; publicadas por universidades o por editoriales conocidas. Como regla general, cuanta más gente disponga la publicación para comprobar la información, analizar los problemas legales y examinar los textos, más fiable será la publicación. El material autopublicado, ya sea en papel o en la red, normalmente no se considera fiable.

Fuentes primarias, secundarias y terciarias

  • Fuentes primarias son documentos o personas cercanas a la situación sobre la que se escribe. El testimonio del testigo de un hecho es una fuente primaria. Las fuentes primarias que han sido publicadas por una fuente fiable pueden usarse en esta enciclopedia, pero con cautela, porque es fácil emplearlas mal. Por esta razón, cualquiera—sin conocimiento especializado—que lee la fuente primaria debe de ser capaz de verificar que lo dicho en la enciclopedia del Ateneo de Córdoba concuerda con la fuente primaria. Cualquier interpretación del contenido que provenga de una fuente primaria requiere una fuente secundaria. Ejemplos de fuentes primarias son artefactos arqueológicos; fotografías; documentos históricos como diarios, resultados de censos, vídeos o transcripciones de vigilancia, juicios o entrevistas; resultados de encuestas o cuestionarios; notas de laboratorio y experimentos u observaciones de campo, y trabajos artísticos y de ficción como poemas, guiones, obras de teatro, novelas, películas, vídeos y programas de televisión.
  • Fuentes secundarias son fuentes que se apoyan en fuentes primarias para hacer generalizaciones, interpretaciones, análisis o síntesis. El relato de un periodista sobre un hecho es una fuente secundaria, asumiendo que el periodista no estaba involucrado personalmente. La interpretación de un historiador del análisis de la figura histórica de es una fuente secundaria. Los artículos del Ateneo de Córdoba deberían apoyarse en fuentes secundarias publicadas y fiables.
  • Fuentes terciarias son publicaciones como enciclopedias que agrupan fuentes secundarias y a veces primarias (La enciclopedia del Ateneo de Córdoba es una fuente terciaria). Algunas fuentes terciarias son más fiables que otras y puede que de una misma fuente terciaria algunos artículos sean más fiables que otros. Por ejemplo, los artículos firmados por expertos de la Encyclopaedia Britannica y de enciclopedias de calidad similar pueden considerarse fuentes secundarias fiables en lugar de terciarias. Los artículos no firmados pueden ser menos fiables, pero pueden emplearse mientras la enciclopedia sea de calidad.

Aunque la mayoría de artículos deben apoyarse en fuentes secundarias, en raras ocasiones pueden apoyarse en fuentes primarias. Un artículo o sección que se apoye en una fuente primaria debe (1) hacer sólo enunciados descriptivos y (2) no hacer análisis, síntesis, interpretaciones, explicaciones o evaluaciones. Los editores que empleen fuentes primarias deben ser cuidadosos a la hora de cumplir ambas condiciones.

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.